Escanciado tradicional

La sidra natural  y la sidra espumosa con carbónico natural, se sirven directamente en copa desde la botella como un vino de manzana.

La sidra tradicional, sin embargo, para despertar el carbónico y alcanzar la frescura de su sabor, debe ser servida utilizando una técnica muy particular, que requiere una considerable habilidad y precisión.

Durante décadas, los escanciadores han conseguido con su técnica llevar la sidra natural tradicional al punto máximo de calidad. Con esta técnica se mejora notablemente el sabor y aroma de este tipo de sidra. El escanciado implica sostener la botella alta sobre cabeza del echador y el vaso debajo de la cintura, de forma que la sidra choca contra el borde del vaso del vidrio, despertando las mejores cualidades de esta bebida refrescante. Una vez vertido en el vaso, esto se denomina “culete”, se debe beber inmediatamente de forma continuada para disfrutar del sabor de las burbujas que han sido vitalizadas por el escanciado. Actualmente, cada bebedor usa un vaso de forma individual, pero la botella se suele compartir, llegando a ser la medida ideal de la botella seis culetes de sidra.

Seis claves para escanciar como un auténtico escanciador asturiano

CLAVE 1:

La postura debe de ser recta, sin ser rígida.

CLAVE 2:

Brazo que sostenga la botella, estirado por encima de la cabeza.

CLAVE 3:

El brazo que sostenga el vaso estirado hacia abajo y al centro del cuerpo.

CLAVE 4:

La botella se sujeta con los dedos índice, corazón y anular por la parte del cuerpo y con el meñique por la base del vaso.

CLAVE 5:

El vaso se sujeta con los dedos pulgar e índice con el corazón en la base del vaso y el anular y el meñique recogidos sobre la palma de la mano.

CLAVE 6:

El vaso no se debe mover del centro del cuerpo, la sidra es la que debe de buscar el vaso.

 

Pulsa para apoyar la candidatura "Cultura Sidera asturiana como patrimonio inmaterial de la humanidad"

error: ¡¡ Este contenido está protegido !!